Biografía de Oscar Wilde frases (Su vida, historia, bio resumida)
Buscabiografías



Oscar Wilde frases

(1854/10/16 - 1900/11/30)

Oscar Wilde frases


Oscar Wilde
Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde

Novelista, poeta, crítico literario y autor teatral irlandés



Frases de Oscar Wilde. Las citas más ingeniosas sobre el amor, el arte... de uno de los dramaturgos más sobresalientes del Reino Unido


Amad al arte por sí y entonces todo lo demás se os dará por añadidura.

Amarse a sí mismo es el comienzo de un idilio que durará toda la vida.

Bigamia es tener una mujer de sobra. Monogamia es lo mismo.


Cada acierto nos trae un enemigo. Para ser popular, hay que ser mediocre.

Cada uno de nosotros tenemos en nosotros mismos un cielo y un infierno.

Con una naturaleza confortable, la humanidad no habría inventado nunca la arquitectura.

Conciencia y cobardía son la misma cosa, solo que conciencia es el nombre comercial.


Cualquiera puede simpatizar con las penas de un amigo. Simpatizar con sus éxitos requiere una naturaleza delicadísima.

Cualquier hombre puede llegar a ser feliz con una mujer, con tal de que no la ame.

Cuando una persona hace una cosa soberanamente estúpida, siempre la hace por los más nobles motivos.

Cuando la gente está de acuerdo conmigo siempre siento que debo estar equivocado.

Cuando un hombre ama a una mujer, hace cualquier cosa por ella, excepto seguirla amando.


De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero si pierde su propia alma.

Día fatal aquél en que el público descubrió que la pluma es más poderosa que el adoquín, y puede ser arma más ofensiva.

Discúlpeme, no le había reconocido: he cambiado mucho.

El amor es un sacramento que debería recibirse de rodillas.

El amor comienza por engañarse a sí mismo, y a veces logra engañar al otro. El arte es la forma más intensa del individualismo que el mundo ha conocido.

El arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos.

El arte jamás ha de intentar ser popular. El público es el que ha de intentar ser artista.

El artista es el creador de cosas bellas. Revelar el arte y ocultar al artista es la finalidad del arte.

El cinismo consiste en ver las cosas como realmente son, y no como se quiere que sean.

El dandismo es la declaración de la absoluta modernidad en la belleza.

El deber es lo que esperamos que hagan los demás.

El descontento es el primer paso en el progreso de un hombre o una nación.

El dinero es como el estiércol: si se amontona, huele.

El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que se necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia.

El hombre debería decir siempre mucho más de lo que pretende y pretender mucho más de lo que dice.

El hombre puede creer en lo imposible, pero no creerá nunca en lo improbable.

El hombre que se ocupa de su pasado no merece tener un porvenir.

El llanto es el refugio de las mujeres feas y la ruina de algunas bonitas.

El matrimonio es un 97 por 100 de conversación.

El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices.

El mejor diplomático es aquel que habla más y dice menos.

El misterio del amor es mayor que el misterio de la muerte.

El mundo ha sido hecho por los locos para los cuerdos.

El pasado podría aniquilarse. Siempre las penas o el olvido pueden hacerlo. Pero el porvenir es inevitable.

El periodismo moderno justifica su existencia por el gran principio darwiniano de la supervivencia del más vulgar.

El placer es la única cosa por la que se debe vivir. Nada envejece tan rápido como la felicidad.

El que vive más de una vida debe morir más de una muerte.

El tiempo es una pérdida de dinero.

El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer.

El que dice la verdad, puede estar seguro que tarde o temprano será descubierto.

El único amor consecuente, fiel, comprensivo, que todo lo perdona, que nunca nos defrauda, y que nos acompaña hasta la muerte es el amor propio.

En el arte como en el amor la ternura es lo que da la fuerza.

En el mundo común de los hechos, los malos no son castigados, ni los buenos recompensados. El éxito se lo llevan los fuertes y el fracaso los débiles. Eso es todo.

En esta vida la primera obligación es ser totalmente artificial. La segunda todavía nadie la ha encontrado.

En este mundo hay solo dos tragedias: una es no obtener lo que se quiere; la otra es obtenerlo. Esta última es la peor, es una verdadera tragedia.

En la vida política, tarde o temprano, uno tiene un compromiso.

En todos los asuntos de importancia, es el estilo, no la sinceridad, lo verdaderamente esencial.

En sus tratos con el hombre, el destino jamás liquida sus cuentas.

Es absurdo dividir a la gente en buena y mala. La gente es tan solo encantadora o aburrida.

Es al espectador, y no a la vida, a quien refleja realmente el arte.

Entre un hombre y una mujer no hay amistad posible. Hay amor, odio, pasión, pero no amistad.

Es a través de la desobediencia y la rebelión que se ha hecho el progreso.

Es mejor ser guapo que ser bueno y es peor ser feo que malo.

Es muy difícil no ser injusto con lo que uno ama.

Es terriblemente triste que el talento dure más que la belleza.

Escojo a mis amigos por su buena apariencia, a mis conocidos por su carácter y a mis enemigos por su razón.

Estar alerta, he ahí la vida; yacer en la tranquilidad, he ahí la muerte.

Experiencia es el nombre que damos a nuestras equivocaciones.

Formar parte de la sociedad es un fastidio, pero estar excluido de ella es una tragedia.

Hable a toda mujer como si estuviera enamorado de ella y a todo hombre como si le estuviera fastidiando a usted. Y pronto tendrá fama de poseer el más exquisito tacto social.

Haría cualquier cosa por recuperar la juventud... excepto hacer ejercicio, madrugar, o ser un miembro útil de la comunidad.

Hay dos tipos de mujeres: las feas y las que se pintan.

Hay pecados cuya fascinación está más en el recuerdo que en la comisión de ellos.

Hay que simpatizar siempre con la alegría de la vida, cuanto menos se hable de las llagas de la vida, mejor.

Hay quien cree contradecirnos cuando no hace más que repetir su opinión sin atender la nuestra.

Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti.

Hoy lo que consuela no es el arrepentimiento, sino el placer. El arrepentimiento está enteramente anticuado.

Hoy en día el hombre conoce el precio de todo y el valor de nada.

Hubiera dado el mundo por haber tenido valor para decir la verdad, para vivir la verdad.

La amistad es mucho más trágica que el amor. Dura más La ambición es el último refugio del fracaso.

La belleza es muy superior al genio. No necesita explicación.

La carga de este mundo es demasiado grande para que la soporte un solo hombre y el dolor del mundo es demasiado para que lo sufra un solo corazón.

La compasión nunca puede sustituir al amor.

La condición para ser perfecto es ser ocioso, el objetivo de la perfección es la juventud.

La diferencia entre literatura y periodismo es que el periodismo es ilegible y la literatura no es leída.

La diversidad de opiniones sobre una obra de arte indica que la obra es nueva, compleja y vital. Cuando los críticos difieren, el artista está de acuerdo consigo mismo.

La educación es una cosa admirable, pero es menester recordar de vez en cuando, que ninguna cosa valiosa para el conocimiento se puede enseñar.

La estupidez es el principio de la seriedad.

La fealdad quedó instaurada por primera vez en el arte al ser exhibido el primer retrato del hombre.

La fuerza de las mujeres depende de que la psicología no puede explicarla. Los hombres pueden ser analizados; las mujeres solo pueden ser amadas.

La gente enseña para disimular su ignorancia, lo mismo que sonríe para ocultar sus lágrimas.

La humanidad se toma a sí misma demasiado en serio. Éste y no otro es el pecado original.

La mayoría de las mujeres son tan artificiales que no tienen sentido del Arte. La mayoría de los hombres son tan naturales que no tienen sentido de la Belleza.

La mejor base para un matrimonio feliz es la mutua incomprensión.

La única manera de librarse de la tentación es caer en ella.

La mentira, es decir, el relato de las bellas cosas falsas, constituye el fin mismo del arte.

La moda es la que hace posible que, por un momento, lo fantástico se convierta en cotidiano.

La moralidad es simplemente una actitud que adoptamos hacia las personas que personalmente no nos gustan.

La muerte es la cosa, la única, que me aterra siempre. La odio. Hoy se puede sobrevivir a todo menos a ella.

La naturaleza del romanticismo es la incertidumbre.

La opinión pública solo existe donde no hay ideas.

La perversidad es un mito inventado por la buena gente para justificar el peculiar atractivo de otros.

La primera obligación en la vida es ser tan artificial como se pueda. La segunda obligación hasta ahora no ha sido descubierta. La puntualidad es una pérdida de tiempo.

La realidad no debe ser más que un telón de fondo.

Las buenas intenciones pueden tener valor en un sistema ético; pero en arte, no. No basta tenerlas; se ha de realizar la obra.

Las clases criminales están tan cerca de nosotros que incluso la policía puede verlas. Pero están al mismo tiempo tan lejos que solo el poeta puede comprenderlas.

Las cosas de que uno está absolutamente seguro nunca son ciertas.

Las desgracias que podemos soportar vienen del exterior; son accidentes. Pero sufrir por nuestras propias faltas...¡Ah!, ahí está el tormento de la vida.

Las eras existen en la historia por su anacronismo.

Las industrias son la raíz de la fealdad. Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas.

Las mujeres nos inspiran a hacer las más grandes obras, pero son ellas mismas quienes nos impiden hacerlas.

Las personas de familia contradicen a otros. Las personas sabias se contradicen a sí mismas.

Las peores obras son las que están hechas con las mejores intenciones.

Las pequeñas acciones de cada día son las que hacen o deshacen el carácter.

Las preguntas no son indiscretas, mas a veces sí lo son las respuestas.

La tierra es un teatro, pero tiene un reparto deplorable.

La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino haber sido joven.

La única diferencia entre los santos y los pecadores es que los santos tuvieron su pasado, y los pecadores tienen su futuro.

La única diferencia entre un capricho y una pasión eterna es que el capricho suele durar algo más.

La única manera en que un hombre debe comportarse con una mujer es: haciendo el amor con ella, si es bonita, o con otra, si es fea.

La única persona que necesitas en tu vida, es aquella que te demuestre que te necesita en la suya.

La única ventaja de jugar con fuego es que aprende uno a no quemarse.

La verdad rara vez es pura, y nunca simple.

Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

Lo peor es un enemigo tonto. Un enemigo inteligente, si también lo somos, no deja de apreciarnos por ello y combatirá siempre con nobleza contra nosotros.

Lo que parece anormal en la vida es completamente normal en el arte. Es de hecho la única cosa de la vida completamente normal en el arte.

Lo único que el artista no puede ver es lo obvio. Lo único que el público puede ver es lo obvio. El resultado es la crítica de los periodistas.

Lo único que puede consolar a un pobre es la extravagancia. Lo único puede consolar a un rico es el ahorro.

Los buenos artistas lo entregan todo a su arte, y, por consiguiente, no tienen ellos mismos nada de interesante.

Los buenos consejos que me dan solo me sirven para traspasarlos a otros.

Los dos momentos más decisivos de mi vida fueron cuando mi padre me envió a Oxford y cuando la sociedad me envió a la cárcel.

Los placeres sencillos son el último refugio de los hombres complicados.

Los hombres casados son horriblemente aburridos cuando son buenos maridos, pero son abominablemente presumidos cuando no los son.

Los hombres interesantes son los que tienen un futuro. Las mujeres interesantes, las que tienen un pasado.

Los hombres se casan por cansancio. Las mujeres por curiosidad. Los dos se llevan una desilusión.

Los hombres siempre se empeñan en ser el primer amor de una mujer. Las mujeres prefieren ser la última novela de un hombre.

Los libros que el mundo llama inmorales, son libros que muestran al mundo su propia vergüenza.

Los músicos son terriblemente irracionales. Siempre quieren que uno sea totalmente mudo en el preciso momento que uno desea ser completamente sordo.

Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan.

Mentir, decir cosas inciertas maravillosamente, es la finalidad adecuada del arte.

Me gusta contemplar a los hombres geniales y escuchar a las mujeres hermosas.

Mis propios asuntos siempre me aburren mortalmente. Prefiero los de los demás.

Muchas veces, cuando creemos estar realizando una experiencia sobre los demás, la estamos verificando sobre nosotros mismos.

Mis deseos son órdenes para mí.

Nada envejece tan rápido como la felicidad.

Ningún crimen es vulgar, pero toda vulgaridad es un crimen. La vulgaridad es la conducta de los demás.

Ningún artista es nunca morboso. El artista puede expresarlo todo.

Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista.

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.

No hay cosa que más se parezca a la inconsciencia que la indiscreción.

No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.

No hay influencia buena; toda influencia es inmoral, inmoral desde el punto de vista científico. Influir sobre una persona es transmitirle nuestra propia alma.

No hay hombre bastante rico para comprar su pasado.

No hay libros morales ni inmorales. Los libros están bien escritos o no lo están.

No tengo por qué recordarte que la expresión es en sí misma el supremo y único modo de vida para un artista.

No olvidemos que las pequeñas acciones de cada día hacen o deshacen el carácter.

Nunca des explicaciones. Tus amigos no las necesitan. Tus enemigos no las creen.

Nos vemos castigados por nuestras negaciones. Cada impulso que intentamos ahogar se extiende en nuestras mentes y nos envenena.

Para ser realmente medieval no se debería tener cuerpo. Para ser realmente moderno no se debería tener alma. Para ser realmente griego no se debería tener ropa.

Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que lo enfurezca más.

Pesimista es aquel que cuando puede escoger entre dos males, elige ambos.

Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen.

Sarcasmo: la forma más baja de humor pero la más alta expresión de ingenio.

Se puede admitir la fuerza bruta, pero la razón bruta es insoportable.

Ser natural es la más difícil de las poses.

Siempre es bueno dar consejos, pero darlos buenos es fatal.

Si nosotros somos tan dados a juzgar a los demás, es debido a que temblamos por nosotros mismos.

Si queremos comprender a una nación por su arte, estudiemos su arquitectura y su música.

Si ser distinto es un crimen yo mismo me colocaré las cadenas.

Si una mujer se vuelve a casar al quedarse viuda, odiaba a su primer marido; si un hombre se casa por segunda vez, adoraba a su primera esposa.

Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche.

solo las cosas sagradas merecen ser alcanzadas.

solo podemos dar una opinión imparcial sobre las cosas que no nos interesan, sin duda por eso mismo las opiniones imparciales carecen de valor.

solo se echa a perder aquella vida cuyo desarrollo se estanca.

Sé tu mismo, los demás puestos ya están ocupados Ten cuidado con lo que deseas, se puede convertir en realidad.

Tengo gustos simples. Me satisfago con lo mejor.

Toda cosa se convierte en un placer cuando se hace a menudo. Éste es uno de los secretos más importantes de la existencia.

Todo arte es completamente inútil.

Un corazón, no asienta bien con la ropa moderna.

Un fracaso en amor es, para el hombre, como una misión cumplida. Los corazones están hechos para ser rotos.

Un hombre puede ser feliz con cualquier mujer mientras que no la ame.

Un hombre que moraliza es, generalmente, un hipócrita; y una mujer que moraliza es, invariablemente, fea.

Una gran pasión es el privilegio de la gente que no tiene nada que hacer.

Una Máscara nos dice más que una cara Una sociedad se embrutece más con el empleo habitual de los castigos que con la repetición de los delitos.

Uno debería estar siempre enamorado. Por eso jamás deberíamos casarnos.

Uno debería: o ser una obra de arte o llevar una consigo.

*buscabiografias.com



 Artículo: Biografía de Oscar Wilde frases 
 Autor: Víctor Moreno, María E. Ramírez, Cristian de la Oliva, Estrella Moreno y otros
 Website: Buscabiografias.com
 URL: https://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/10464/Oscar%20Wilde%20frases 
 Publicación: 2019/03/25 
 -dateModified- Última actualización: 2021/02/21
 



Tal día como hoy

Nació

F. Scott Fitzgerald - Francis Scott Fitzgerald

F. Scott Fitzgerald - Francis Scott Fitzgerald

Escritor estadounidense –O piensas, o los demás piensan por ti– Miembro de la Generación Perdida de los años veinte. Obras: El gran Gatsby, Hermosos y malditos, A este lado del paraíso, Suave es la ...

Ver biografia

© buscabiografias, 1999-2021