Biografía de Alejandra Pizarnik
Buscabiografías



Alejandra Pizarnik

(1936/04/29 - 1972/09/26)

Alejandra Pizarnik


Alejandra Pizarnik

Escritora argentina



Nació el 29 de Abril de 1936 en Buenos Aires (Argentina), en el seno de una familia de inmigrantes de Europa oriental.

Cursó estudios de filosofía y letras en la Universidad de Buenos Aires y, algún tiempo después, de pintura junto a Juan Batlle Planas.

Entre 1960 y 1964 reside en París, ciudad donde trabajó para la revista "Cuadernos" y algunas editoriales francesas, publicó poemas y críticas en varios diarios, tradujo a Antonin Artaud, Henri Michaux, Aimé Cesairé, e Yves Bonnefoy, y estudió historia de la religión y literatura francesa en la Sorbona.


Cuando regresó a su ciudad natal, publicó tres de sus principales volúmenes, "Los trabajos y las noches", "Extracción de la piedra de locura" y "El infierno musical", así como su trabajo en prosa "La condesa sangrienta".

En 1969 recibió una beca Guggenheim, y en 1971 una Fullbright.

El 26 de septiembre de 1972, en Buenos Aires mientras pasaba un fin de semana fuera de la clínica siquiátrica donde estaba internada, falleció de una sobredosis intencional de seconal.


Obras seleccionadas

La tierra más ajena, 1955
La última inocencia, 1956
Las aventuras perdidas, 1958
Árbol de Diana, 1962
Los trabajos y las noches, 1965
Extracción de la piedra de locura, 1968
Nombres y figuras, 1969
El infierno musical, 1971
La condesa sangrienta, 1971
Los pequeños cantos, 1971
El deseo de la palabra, 1975
Textos de sombra y últimos poemas, 1982
Zona prohibida, 1982
Prosa poética, 1987


"Pavana para una infanta difunta"

Pequeña centinela,
caes una vez más por la ranura de la noche
sin más armas que los ojos abiertos y el terror
contra los invasores insolubles en el papel en blanco.
Ellos eran legión.
Legión encarnizada era su nombre
y se multiplicaban a medida que tú te destejías hasta el último hilván,
arrinconándote contra las telarañas voraces de la nada.
El que cierra los ojos se convierte en morada de todo el universo.
El que los abre traza las fronteras y permanece a la intemperie.
El que pisa la raya no encuentra su lugar.
Insomnios como túneles para probar la inconsistencia de toda realidad;
noches y noches perforadas por una sola bala que te incrusta en lo oscuro,
y el mismo ensayo de reconocerte al despertar en la memoria de la muerte:
esa perversa tentación,
ese ángel adorable con hocico de cerdo.
¿Quién habló de conjuros para contrarrestar la herida del propio nacimiento?
¿Quién habló de sobornos para los emisarios del propio porvenir?
Sólo había un jardín: en el fondo de todo hay un jardín
donde se abre la flor azul del sueño de Novalis.
Flor cruel, flor vampira,
más alevosa que la trampa oculta en la felpa del muro
y que jamás se alcanza sin dejar la cabeza o el resto de la sangre en el umbral.
Pero tú te inclinabas igual para cortarla donde no hacías pie,
abismos hacia adentro.
Intentabas trocarla por la criatura hambrienta que te deshabitaba.
Erigías pequeños castillos devoradores en su honor;
te vestías de plumas desprendidas de la hoguera de todo posible paraíso;
amaestrabas animalitos peligrosos para roer los puentes de la salvación;
te perdías igual que la mendiga en el delirio de los lobos;
te probabas lenguajes como ácidos, como tentáculos,
como lazos en manos del estrangulador.
¡Ah los estragos de la poesía cortándote las venas con el filo del alba,
y esos labios exangües sorbiendo los venenos de la inanidad de la palabra!
Y de pronto no hay más.
Se rompieron los frascos.
Se astillaron las luces y los lápices.
Se degarró el papel con la desgarradura que te desliza en otro laberinto.
Todas las puertas son para salir.
Ya todo es el revés de los espejos.
Pequeña pasajera,
sola con tu alcancía de visiones
y el mismo insoportable desamparo debajo de los pies:
sin duda estás clamando por pasar con tus voces de ahogada,
sin duda te detiene tu propia inmensa sombra que aún te sobrevuela en busca de otra,
o tiemblas frente a un insecto que cubre con sus membranas todo el caos,
o te adrementa el mar que cabe desde tu lado en esta lágrima.
Pero otra vez te digo,
ahora que el silencio te envuelve por dos veces en sus alas como un manto:
en el fondo de todo jardín hay un jardín.
Ahí está tu jardín,
Talita cumi.


*buscabiografias.com



SOBRE ESTA BIOGRAFÍA
Autor: redacción de buscabiografias.com
Redactores: Víctor Moreno, María E. Ramírez,
Cristian de la Oliva, Estrella Moreno y otros.
Actualización:
2019








Muertos en 2019

Personajes fallecidos en 2019

25 Grandes genios de la historia

Las mentes más grandes de la historia enlazadas a sus biografías.

Los mejores futbolistas de la historia

Grandes jugadores de fútbol del mundo




Tal día como hoy

Nació

Claude Monet

Claude Monet

Pintor francés Uno de los fundadores de la pintura impresionista. Obras: Impresión, sol naciente, El Estanque de Ninfeas, El jardín del artista en Giverny... Género: Pintura del paisaje Pa...

Ver biografia
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información