Biografía de Gustavo Adolfo Bécquer - Busca Biografias
Buscabiografías


Gustavo Adolfo Bécquer
(1836/02/17 - 1870/12/22)

Gustavo Adolfo Bécquer

Escritor español

  • Obras: Rimas y Leyendas, Cartas literarias a una mujer...
  • Género: Poesía, narrativa
  • Cónyuge: Casta Esteban Navarro (m. 1861–1868)
  • Hijos: Gregorio Gustavo Adolfo, Emilio Eusebio, Jorge Bécquer
  • Nombre: Gustavo Adolfo Claudio Domínguez Bastida

Nació el 17 de febrero de 1836 en Sevilla.

Descendiente de nobles holandeses afincados en esa ciudad en el siglo XVI.

Hijo de Joaquina Bastida Vargas y de José Domínguez Insausti, un célebre pintor del costumbrismo sevillano.


Su hermano Valeriano también fue pintor. Bécquer era el segundo apellido de su padre y lo adoptaron ambos como primer apellido en la firma de sus obras.

Aficionado a la lectura gracias a la amplia biblioteca de su madrina, Manuela Monnehay Moreno, con la que vivió después de quedar huérfano de padre y madre. Por entonces comenzó a estudiar pintura y un tío le pagó estudios de latín. Escribió en revistas sevillanas como La Aurora y El Porvenir.

Estudió en el colegio de San Antonio Abad, para luego pasar a tomar la carrera náutica en el colegio de San Telmo.

En 1854 se trasladó a Madrid donde intentó dedicarse a la pintura y estuvo sirviendo de escribiente en la Dirección de Bienes Nacionales, donde su habilidad para el dibujo era admirada por sus compañeros, aunque fue el motivo de su cese al ser sorprendido por un superior haciendo dibujos de escenas de Shakespeare.


Decide dedicarse a la literatura y sufre la pobreza mientras colabora en periódicos como El Contemporáneo o La Ilustración de Madrid. Para sobrevivir también escribió comedias y zarzuelas bajo el seudónimo de Gustavo García. En 1857, enfermó de tuberculosis.

En 1863, tras recaer en la enfermedad, se trasladó al Monasterio de Veruela junto a su hermano para respirar aire puro. En ese lugar escribiría Cartas de Desde mi celda y le inspiraría algunas de sus leyendas.

Posteriormente entra en El Contemporáneo donde publicó crónicas sociales, algunas de sus Leyendas y los ensayos costumbristas Cartas desde mi celda que reúne nueve cartas escritas para el periódico publicadas entre mayo y octubre de 1864. En ese mismo año consiguió un cargo muy bien pagado, censor oficial de novelas.

Hacia 1867 escribió sus famosas Rimas y la Revolución de 1868 hizo que se perdiera el manuscrito y el poeta tuvo que preparar otro.

La poesía becqueriana transmite entusiasmo y emoción con un estilo sencillo que da cabida a sentimientos de desesperanza. La mujer que le inspiró algunos poemas como Tu pupila es azul, fue Julia Espín, una cantante de ópera con la que no mantuvo relación.


Tuvo tres hijos y se separó de su mujer, Casta Esteban Navarro, tras descubrir que le fue infiel en 1868.

En 1870, falleció su hermano y su salud empeora agravada por la tuberculosis y la sífilis.

Gustavo Adolfo Bécquer falleció en Madrid el 22 de diciembre de 1870 sumido en una profunda depresión.


Obras

Rimas
Historia de los templos de España
Cartas literarias a una mujer
Cartas desde mi celda
Libro de los gorriones
Obras completas

Leyendas

El caudillo de las manos rojas
La vuelta del combate
La cruz del diablo
La ajorca de oro
El monte de las ánimas
Los ojos verdes
Maese Pérez, el organista
Creed en Dios
El rayo de luna
El Miserere
Tres fechas
El Cristo de la calavera
El gnomo
La cueva de la mora
La promesa
La corza blanca
El beso
La Rosa de Pasión
La creación
¡Es raro!
El aderezo de las esmeraldas
La venta de los gatos
Apólogo
Un boceto del natural
Un lance pesado
Memorias de un pavo
Las hojas secas
Historia de una mariposa y una araña
La mujer de piedra
Amores prohibidos
El rey Alberto

Teatro

La novia y el panteón
La venta encantada
Las distracciones
La cruz del valle
Tal para cual


Algunas rimas:

Los suspiros son aire y van al aire!
Las lágrimas son agua y van al mar!
Dime, mujer, cuando el amor se olvida
¿sabes tú adónde va?

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres,
ésas... ¡no volverán!

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.

Pero aquellas cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día....
ésas... ¡no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar,
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.

Pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido..., desengáñate,
¡así no te querrán!


¡Quién fuera luna,
quién fuera brisa,
quién fuera sol!

..................

¡Quién del crepúsculo
fuera la hora,
quién el instante
de tu oración!

¡Quién fuera parte
de la plegaria
que solitaria
mandas a Dios!

¡Quién fuera luna
quién fuera brisa,
quién fuera sol! ...


*buscabiografias.com


SOBRE ESTA BIOGRAFÍA
Referencia APA
Autor: redacción de buscabiografias.com
Redactores: Víctor Moreno, María E. Ramírez,
Cristian de la Oliva, Estrella Moreno.
Actualización:
2018


El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0.
Al usar este sitio, usted acepta nuestra política de privacidad y términos de uso.







Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información OK